Conectarse

Recuperar mi contraseña

                                   
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 58 el Vie Abr 08, 2016 7:09 pm.

Últimos temas
» Abduction RPG
Miér Sep 21, 2011 3:38 am por Savannah Vandercroff

» Promoción: Inside these Walls. {ABIRERTO}
Sáb Mayo 07, 2011 1:50 pm por Lisbeth Higgins

» Anuncio: ¿Nuevo foro? Encuesta.
Jue Abr 21, 2011 7:06 pm por Jovan Maarcjov

» ¿Quieres afiliarnos?
Miér Mar 16, 2011 4:23 pm por Invitado

» Mensajes Secretos.
Mar Mar 15, 2011 3:12 am por Lyla Miller

» Confesionario.
Mar Mar 15, 2011 12:18 am por Lyla Miller

» Fuck, Date o Pass.
Lun Mar 14, 2011 9:59 am por Lyla Miller

» Empareja al de arriba.
Lun Mar 14, 2011 4:54 am por Eloise M. Windflower

» The time of my life ♪ [Nicole Relation´s]
Lun Mar 14, 2011 4:51 am por Nicole Windsor
















Dado el sin número de copias hacia foros de la aDministración, anteriores a este, que hemos soportado sin manifestarnos, hoy toda copia o cambio notorio a nuestro trabajo en photoshop, historia y/o personajes para el uso no autorizado de otra página está bajo licencia.
Licencia de Creative Commons
Awake by Awake is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at awakerol.ohmyforum.net.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://awakerol.ohmyforum.net/.


Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por Lyla Miller el Sáb Mar 12, 2011 5:54 am

Caminaba por un sitio totalmente oscuro a ciegas, tenía la sensación de que me encontraba en un pasillo largo el cual parecía no terminar. Por mas que caminaba no lograba llegar al final del pasillo y aquello me comenzaba a angustiar, no obstante de un momento a otro oía que alguien me hablaba –Te hemos estado esperando, Lyla- Decía una voz que contrastaba bastante con el frío del lugar y la sensación de pánico que aquello me daba, es mas, parecía demasiado calidad y dulce como para estar allí…

El sueño hubiera continuado, logrando de aquella forma ver el rostro de aquella voz que no reconocía para nada si no fuera porque en ese preciso momento un ruido extraño me despertó. Y es que además de tener dificultades para conciliar el sueño, también tenia la facilidad de despertarme con hasta el mas mínimo ruido que fuera provocado en mis cercanías, y había que acotar que aquello era decir poco. Pues, finalmente había sido ‘favorecida’ con un don, o eso es lo que las cuidadoras de Morningdale solían decirme, porque si, a pesar de que ya habían pasado bastantes años desde la primera vez que lo dijeron, yo aun podía recordarlo como si fuera ayer.

Me levante desde mi cama intentando hacer el menor ruido posible para no despertar a mi compañera, aunque claramente para mi cualquier cosa que los demás denominaran ruido yo le iba a llamar música. Sonreí al acercarme a una de las ventanas y mirar hacia el exterior mientras cerraba los ojos y me deleitaba con la brisa del viento que había en el lugar. Después de algunos minutos de quedarme junto a la ventana, me aleje de la misma para tomar unos jean, una blusa lisa sin mangas, uno de mis polerones deportivos y un par de zapatillas, dejando una nota en la mesa para que mi compañera no se preocupara. Era tarde, era consciente de aquello, pero también era del pensamiento de que si no podía dormir, algo mejor habría que podría hacer.

Me basto nada mas salir del pequeño apartamento que con mi amiga había conseguido para notar que las calles de la ciudad de Leeds, estaban bastantes solitarias, mientras caminaba por el lugar con las manos en los bolsillos de mi poleron, pensé que hubiera sido buena idea llevar la bicicleta conmigo, idea que deseche apenas unos minutos después al parar variadas veces para observar en el lugar las unas y tantas posibilidades que la noche me daba de admirar algunos de sus secretos, secretos que pasaban desapercibidos a la luz del día. Luego de unos cuantos minutos había logrado alejarme bastante de la zona residencial, que a pesar de la hora no se veía tan poco concurrido como yo hubiera esperado, al parecer me hacia falta salir de noche. Finalmente no mucho andar una idea cruzo mi mente, comencé a caminar en dirección hasta uno de los parques del lugar, el follaje se hacia mas espeso a medida que me adentraba por uno de los jardines. Seguí mi camino hasta el centro del mismo, sonriendo por la tan fantástica vista y asi mismo la privacidad del lugar, hubiera sido perfecto en ese momento tener mi violín, pero no me importó, seguramente la próxima vez lo recordaría. Había una fuente, en la zona más apartada del lugar, la cual se encontraba forrada por árboles a su alrededor.

Fue nada mas que al llegar a aquel sitio, el punto exacto que se suponía estaba el centro del parque que alce la vista para observar la luna, manteniendo aun las manos en mis bolsillos y murmurar un tanto bajo, con la complicidad de saber que me encontraba sola en el lugar –o eso imaginaba yo-

-Dicen que la luna es un trocito de magia que sale cada noche hasta en los peores momentos para recordarnos que el próximo es un buen día en potencia-

En ese mismo instantes cerré los ojos nuevamente, si, dejándome llevar por la música que podía oir en el lugar.
avatar
Lyla Miller
Clones F
Clones F

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 10/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por David J. Gebauer el Sáb Mar 12, 2011 8:44 am

Siempre había sido un chico inquieto, desde muy pequeño mis padres habían hecho todo lo posible por mantenerme ocupado durante la mayoría del tiempo, pero ahora, muchísimos años después, me tocaba a mi mismo crear los panoramas para entretenerme y calmar un poco mis niveles de hiperactividad.

Era tarde y como pocas veces ocurría, no había podido conciliar el sueño, por lo que luego de haber leído un poco, escuchado un poco de música instrumental para relajarme e incluso haberme duchado por si milagrosamente eso me hacía finalmente dormir, pero como era de esperarse, nada dio resultado. Rendido, me vestí con unos jeans, zapatillas, una camiseta blanca y una chaqueta negra de pvc, material bastante parecido al cuero ¿Porqué no una de aquellas? La respuesta era simple, llevaba más de la mitad de mi vida siendo vegetariano y si no era capaz de comer un animal mucho menos sería capaz de usarlo como vestimenta, no, simplemente era algo inaceptable, al menos para mi; y salí de mi apartamento en dirección a cualquier parte, simplemente donde la noche -y mi motocicleta- me llevara.

El viento, como era de esperarse, terminó por despertarme aún más. A éstas alturas ya no me importaba pasar la noche en vela, mañana tenía el día libre así que podría dormir toda la mañana -y la tarde si es que se me antojaba- una vez el sueño volviera a afectarme. Aceleré aún más, haciendo que el ruido del motor de mi vehículo de dos ruedas aumentara notoriamente, mientras me dirigía hacia el otro lado de la cuidad, en búsqueda de un lugar tranquilo en el cual poder relajarme y en el cual, también, poder observar la luna, mi satélite favorito, que justo en ésta época completaba una vez más una de sus fases. Unos veinte minutos más tarde llegué al Roundhay Park y luego de estacionarme me encaminé por entre los arboles y sobre las extensas áreas de verde prado levemente mojado por el sereno hasta llegar a uno de los extremos del parque, donde había una pileta; ciertamente habría preferido llegar hasta la laguna, pero era una larga extensión la que tendría que recorrer para eso, por lo que simplemente me conformé con lo que tenía más a mano, caminé con las manos en los bolsillos y los hombros alzados para capear un poco el frío nocturno antes de sentarme en uno de los bancos de madera que había justo al lado de un gran árbol, desde allí, podría ver la luna sin ningún problema.

Cerré los ojos y respiré hondo, sintiendo el olor típico de ésta estación del año, esa mezcla a tierra mojada, a césped y a ... simplemente naturaleza antes de cambiar mi posición en el banco, era bastante inquieto, no podía estar más que un par de minutos en la misma pose, lo que hizo que terminara recostado en el banco, de espaldas y mirando al cielo. No había nadie más en el parque así que me tomé la libertad de encender un cigarrillo y llevármelo a la boca para darle una larga calada, gimiendo levemente al sentir la nicotina entrar en mi cuerpo; no era un fumador empedernido, todo lo contrario, fumaba en contadas ocasiones, solo cuando el estrés o el nerviosismo era extremo, pero hoy era una de esas noches en las que todo estaba permitido, si no, claramente no estaría en medio de la noche en un parque. Me entretuve mirando las escasas nubes que cubrían el cielo hasta que se me ocurrió una mejor idea, saqué mi teléfono celular y me puse los audífonos antes de abrir la aplicación del iTunes para escuchar una de mis melodías favoritas para las noches como esta: 'Mondscheinsonate', a mi parecer una de las mejores composiciones de mi compatriota, el famoso señor Ludwig van Beethoven. Cerré los ojos nuevamente y sin pensarlo, me puse a silbar al ritmo de la música mientras simulaba ser director de orquesta, utilizando mi cigarrillo como batuta para guiar a los distintos instrumentos que formaban parte de tan fantástica melodía.
avatar
David J. Gebauer
Científicos
Científicos

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 32
Localización : Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por Lyla Miller el Dom Mar 13, 2011 12:48 am

Mis ojos continuaron cerrados por un largo rato mientras escuchaba los ruidos que envolvían mis sentidos, que para mi no era mas que música. Además, de esa forma, me era mucho mas fácil identificar cualquier ruido que a simple vista pasaría inadvertido. Y aunque pareciera bastante irónico, era sumamente distraída para captar o darme cuenta de otro tipo de cosas, así que no me di cuenta de que finalmente no me encontraba sola en el parque varios minutos después de haber llegado hasta el lugar. Abrí los ojos nuevamente, alzando la vista hacia la luna que en aquel día se encontraba en una de sus tantas fases, llena, así le llamaban si es que no equivocaba. Sonreí, admirar la luna era lago que me gustaba y fue en mi intento de verla con mayor claridad, e incluso sentirme mas cerca a ella que mire a mi alrededor en busca de algún lugar lo bastante alto como para de esa manera sentir que me acercaba a ella. Me bastaron un par de segundos para saber donde dirigirme, hacia uno de los costados se alzaba un gran árbol, desde el cual seguramente podría ver con mayor facilidad la luna, sin esperar mas pero intentando que mis pasos no generaran ningún tipo de sonido me deslice suavemente casi, casi como si me moviera danzando, aunque claramente yo no bailaba ni por si acaso.

A medida que me iba acercando a aquel enorme árbol, que para mi asombro luego de unos minutos de observar el paisaje que me rodeaba, pareciese que –al menos- en el lugar que me encontraba, todo se disponía en armonía a su alrededor, la fuente, los arbustos, las bancas, todo lo que allí pudieras ver. Seguramente en el momento en que se hubo construido aquel lugar se decidió optar por no talar aquel árbol, sonreí de pensar en aquello. La naturaleza era algo que me agradaba bastante, algo totalmente contrario a mi existencia, que no era para nada natural, cosa que aunque solía pensar a menudo no me hacia decaer, siempre podría encontrar algo bueno de ello, como justamente este momento, sin esa existencia de la cual era dueña, simplemente no podría haber conocido nada.

Hice el ademán de tocar la corteza del árbol con una de mis manos, la que llevaba a medio camino desde donde me encontraba hasta el tallo cuando noté que alguien se encontraba sentado en uno de los bancos que se encontraban junto a este, observe por un momento desde mi posición, mantenía los ojos cerrados por lo cual seguramente no se debió dar cuenta de mi presencia, finalmente el muchacho –pues aun no distinguía de quien se trataba- se recostó sobre el banco, arrugué la nariz en el momento en que prendió un cigarrillo sin embargo me obligue a no estornudar para continuar observándole ¿Por qué lo hacia? Simple curiosidad, me respondí a mi misma. Si, sencillamente era demasiado curiosa, aunque claramente el chico en cuestión de seguro no pensaría así.

Me acerque con cuidado, aprovechando el hecho de que había vuelto a cerrar sus ojos y comenzado a escuchar música con su teléfono móvil, no era que supiera mucho de tecnología, es mas consideraba que era lo justo y necesario, pero lo supuse desde el momento en que se coloco aquellos audífonos dentro de sus oídos, rodee uno de los extremos del banco, en el cual se mantenían los pies del muchacho, para darme cuenta finalmente de que yo le conocía. Se trataba nada más y nada menos que del propio cardiólogo con el cual me correspondía hacer unos cuantos chequeos al mes desde que había llegado a Leeds. Sonreí al percatarme de que fuera él y rápidamente me aposté a su lado, dejándome caer sobre la hierba. Lo observé por un momento recordando fugazmente el primer encuentro que tuvimos para algunos de los exámenes a los que debí someterme, al principio, me había sorprendido su actitud tan seria pues la verdad con el anterior cardiólogo, me llevaba bastante bien, incluso había bastante cordialidad entre nosotros, aunque claramente podría ser que se debía a las diferencias de edades. Sin embargo, luego había descubierto que tan serio como se mostraba no era, y desde allí habíamos entablado una buena amistad. Siempre era bueno tener alguien conocido para no estar siempre con la responsabilidad de comportarte como alguien que en realidad no eras, porque simplemente yo no era nada mas que un clon. Pues en algún lugar del mundo, se encontraba aquella persona a la que denominaban mi original, y de quien yo solo era una copia más, o eso quisieron hacernos creer, porque por más que lo pensara y lo meditara, y a pesar de haber aceptado ese destino que nos fuese escrito, yo jamás me sentiría igual a ella.

Una sonrisa traviesa se alojo en mi rostro cuando después de algunos minutos de observación se me ocurrió una pequeña jugarreta, me alce desde el lugar que me encontraba, posándome en mis rodillas sin importarme si manchaba mi jeans por el rocio que comenzaba a aparecer en la hierba y me acerque sigilosamente hasta su rostro, donde comencé a soplar con delicadeza por sobre este, primero su cabello, alzándolo traviesamente, pasando por sus ojos, sus mejillas y luego detenerme en su cuello, levantarme del todo y tomar el cigarro que movía como si de un director de orquesta se tratara y exclamar.

-Doc ¿No le han dicho que fumar hace mal para la salud?-

Apreté el cigarrillo contra una piedra que se encontraba por el lugar y lo deposite en uno de los tantos basureros que se encontraban estratégicamente en el parque para cuidar el aseo del mismo y luego me quede mirándolo con una sonrisa en los labios mientras rodaba mis ojos.
avatar
Lyla Miller
Clones F
Clones F

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 10/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por David J. Gebauer el Dom Mar 13, 2011 2:12 am

Le di otra calada al cigarrillo y dejé caer las cenizas a uno de mis costados mientras con mi otra mano le subía el volumen a mi celular. Siempre me había gustado aquella sonata, desde antes que mis padres me inscribieran en las clases particulares de piano cuando apenas tenía cinco años. Sonreí al recordar a mi maestra, Ilse, quien lo primero que dijo al verme era que me haría parte de la Orquesta Filarmónica de Berlín pues veía en mi un talento innato, talento que me enseñó a explotar por casi cinco años, cinco años en el que el piano era mi principal pasión ¿Qué pasó después que pasó a un segundo plano? la respuesta era simple, descubrí el maravilloso mundo de las guitarras eléctricas, bajos y baterías. Desde los diez años mi fiel compañera había sido mi guitarra, aquel maravilloso instrumento de cuerdas que producía las más magníficas sensaciones en mi pecho nada más rozar mis dedos por sobre ellas. Ahora, quince años después poseía una gran colección de instrumentos y aunque amara las guitarras por sobre cualquier otra cosa, no había dejado de lado jamás el piano, no del todo pues me recordaba aquellos momentos felices de mi infancia, esos que atesoraba en lo más recóndito de mi mente y que habían ocurrido antes que mi vida se transformara en un verdadero caos.

Seguí utilizando mi cigarrillo como batuta, tan absorto en mis pensamientos que me fue imposible evitar el escalofrío que recorrió mi espina dorsal de un momento a otro haciéndome estremecer cuando sentí una leve brisa en mi rostro y luego mi cuello. Más ese no fue el asunto principal, no, lo fue el hecho de que mi cigarrillo fue arrebatado de mi mano abruptamente, haciendo que abriera mis ojos de golpe y que me incorporara dando un leve respingo y más rápido que un rayo para ver quién había osado a realizar tal hazaña. Antes de que pudiera reconocer su rostro bajo la luz de la luna, reconocí su voz, aquel dulce y armoniosa voz que no podía pertenecer a nadie más que a ella... a Lyla.

-Pues... claro que me lo han dicho, pero ya sabes que no soy muy adepto a seguir las reglas-

Observé atentamente como apagaba el resto de mi cigarro contra una piedra antes de retirarse un par de segundos para tirar lo que quedaba en uno de los basureros. Suspiré, pocas veces fumaba y hoy era una de esas 'pocas veces' y ni siquiera había llegado a terminarlo; pensé en mi insomnio otra vez, realmente hoy no era mi día, o más bien mi noche... y hablando de noche...

-Lyla, ¿Podrías decirme qué haces a esta hora fuera de tu casa?-

Adopté un tono serio mientras me acercaba a ella lentamente hasta quedar justo enfrente suyo, cruzándome de brazos, alzando las cejas de manera bastante interrogante y mordiendo mi labio inferior para contener la risa; luego de aquella consulta, la primera vez que nos vimos para uno de sus chequeos, no había podido mantener un semblante serio en su presencia por más de un par de minutos, esa vez lo había logrado por el simple hecho de que estaba recién llegado y quería causar una buena impresión.
avatar
David J. Gebauer
Científicos
Científicos

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 32
Localización : Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por Lyla Miller el Dom Mar 13, 2011 2:53 am

Segundos después de haber apretado su cigarrillo contra una de las piedras que se encontraban en el lugar, haciendo que de esa forma se me fuera la picazón que se generaba en mi nariz por el solo hecho de oler aquel humo tan molesto y del que tanto nos habían hablado que no debíamos probar, porque a parte de ser notoriamente perjudicial para nuestra salud ¿Cuál seria la gracia de que un donante tuviera en mal estado sus propios órganos? Si alguno de nosotros llegaba a pasar por aquello simplemente carecería de un motivo de existencia, era la cruda realidad, lo lance contra la cesta de la basura que allí se encontraba, manteniendo una sonrisa un tanto cómplice por lo que sabia que había logrado hacer sentir en él ante la brisa que había generado con mi acciones para con él. Me gire hacia el manteniendo la sonrisa y rodando mis ojos, como si de alguna manera ocultara el motivo del porque de mi accionar, había en él algo que me atraía y que me llamaba con demasía la atención, atracción que se había acrecentado e incluso transformado en admiración en el momento en que le había descubierto en su consulta con una de sus tantas guitarras y escuchado detrás de la puerta maravillándose con la melodía que sus manos hacían al recorrer aquel instrumento. Minutos después –al ser descubierta oyéndole- le había pedido –quizás mas bien suplicado- que me enseñara a tocar algún instrumento, argumentando que yo solo sabía algo de violín, pero a oído, nada de teoría. Y claramente el no se había negado a hacerlo, encontrándonos de vez en cuando en un par de lugares. Además ¿Cómo se podría negar a la petición de uno de los tantos clones? Porque a pesar de todo lo que mi cabecita loca pudiera pensar, eso debía ser ahora mismo para él, un clon más.

-Pues debería practicar y darnos el ejemplo. Aunque si le soy sincera, no me llama para nada la atención las cosas como estas, es mas, simplemente hay mejores cosas en las que aprovechar nuestro tiempo-

Comente refiriéndome exactamente al poco tiempo del que disponíamos todas las personas que tenían la misma condición que yo, seres que vivían para nada mas que alargar la vida de aquellos quienes lo dispusieron así, e incluso de quien llegara a necesitarlo. Me encogí de hombros ante su pregunta, emití una pequeña pero sobretodo sincera sonrisa para él, si, dedicada exclusivamente para él. Y es que yo era de las que sonreía en demasía, pero cada una de mis sonrisas tenía un porque y esta, en este preciso instante era completamente para él.

-No podía dormir, y decidí salir a dar un paseo, ya sabes, buscando la música-

De un momento a otro había cambiado notoriamente mi forma de tratarlo, y es que después de unos minutos me era casi imposible sentirme en plena confianza como para comenzar a tutearlo, aunque claramente el y yo nunca estaríamos a la par, sin embargo, yo sentía que aunque fuera por ese escaso tiempo que fuera así, ya era feliz. Solté una risilla traviesa al verlo acercarse hasta mi de aquella forma, quedando frente a frente y con aquella expresión en el rostro que intentaba ser serio, por supuesto, ya no lo iba a lograr, me había demostrado que detrás de ese doctor que tenia una actitud recta, seria e incluso distante, no había mas que un hombre totalmente distinto, gracioso y divertido, sin contar las demás virtudes que llegaba a descubrir cada día. Y es como solía decir mi amiga Carmine, yo veía el contenido no el envase, y una vez logrado, aquella imagen no se me iría jamás.

-Aunque realmente no se si importa el porque, me proyecto mas en lo que podría sacar de ello-

Me acerque, mas confiadamente y tome su mano izquierda con la diestra propia y comencé a caminar hacia otro lugar, tirando de él, hacia el punto en donde me encontraba antes de haberlo visto. Allí alce la vista hacia el cielo.

-De no ser porque no había podido dormir, ahora mismo me estaría perdiendo esto. ¿No crees que sin duda fue mejor no dormir?-

Continuaba tomada de su mano, a la que le di ligeramente un apretoncito, sin planearlo, pues sencillamente era lo que salía en el momento y al decir ‘perdiendo esto’ no solo me refería al hecho de haber descubierto a la luna en una de sus fases mas hermosas, sino también a habérmelo encontrado a él allí.
avatar
Lyla Miller
Clones F
Clones F

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 10/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por David J. Gebauer el Dom Mar 13, 2011 10:47 pm

-¿El ejemplo?-

Alcé aún más las cejas y, esta vez, no contuve la sonrisa que se alojó en mi rostro. ¿El ejemplo de qué? Simplemente ya no podía dar el ejemplo en nada, a diferencia de años atrás, cuando todos querían ser como David, el inteligentísimo hijo del Doctor Gebauer, quien sabía idiomas, tocar diversos instrumentos, eso, sin nombrar el envidiable coeficiente intelectual que tenía. No, ahora no era ejemplo de nada ¿Cómo podría serlo si trabajaba en un proyecto como este? uno que para la mayoría de las personas de ésta sociedad sería una aberración, un acto completamente inhumano. Era un inconsecuente, lo sabía, no era capaz de comer un animal porque los criaban para matarlos y ser comida del más 'fuerte' y resulto ser que terminé siendo exactamente como uno de esos criadores, con la diferencia de que ellos no eran animales, eran personas, que tal como en aquel otro horroroso proceso eran 'criadas' para saciar los deseos de los más poderosos de tener una vida eterna.

-Sabia decisión, Lyla. El tabaco no produce ningún beneficio para la salud, creo que yo también comenzaré a ocupar mi tiempo en cosas más interesantes-

Si no lo hacía seguiría siendo inconsecuente, era cardiólogo, por ende, estaba al tanto de las consecuencias que producía el consumir cigarrillos; además, siempre me quejaba de que no quería terminar al igual que mi padre y esto claramente, solo incrementaba las posibilidades de tener un desenlace parecido al suyo, por mucho que fuese prácticamente una cajetilla de cigarrillos al mes.

Me mantuve quieto, esperando su respuesta mientras la miraba fijamente, analizando sus expresiones y aquella sonrisa que era capaz de iluminar hasta el más oscuro de mis días. Sabía que no debía verla de una forma distinta que no fuese la de mi paciente o desde hace un tiempo atrás, como una buena amiga, pero no podía evitarlo, Lyla era de esas personas que simplemente no puedes evitar querer, por mucho que lo intentes; además, en ningún lugar de mi contrato -ni en ninguna otra parte- decía que no podía llegar a sentir algo más...

-Entiendo... pero aún así deberías ser más cuidadosa, no sabes con qué clase de gente te podrías topar en un lugar como éste a altas horas de la noche-

Asentí con la cabeza, poniendo énfasis en mis palabras. Entonces, había salido a dar un paseo buscando la música, eso -Además de el hecho que había dejado los formalismos de lado- me hizo sonreír al recordar aquella vez que la había descubierto en mi oficina, escuchando atentamente la melodía que había compuesto sin proponérmelo con una de mis guitarras en mano, estaba tan entusiasmada en que le enseñara algo de música que me fue totalmente imposible negarme a su petición. Ahí había comenzado nuestra amistad luego de largas horas sentados frente a un piano, con un violín o una guitarra en las manos.

-¿Te he dicho alguna vez que admiro tu positivismo?-

Si, se lo había dicho mil y un veces, pero cada vez que me salía con un comentario como aquel volvía a preguntárselo, era realmente increíble que una persona como ella, sabiendo a la perfección lo que le deparaba el destino viese el mundo de esa forma, y pensar que el resto de nosotros nos echábamos a morir por cosas insignificantes en vez de disfrutar de las cosas simples de la vida. Eso había aprendido de ella, a dejar todo lo que no fuese realmente importante de lado y simplemente disfrutar lo que tenía, la vida era una sola y por muy redundante que sonara, era para vivirla a concho, no para echarse a morir. Me sorprendió -de manera bastante agradable- cuando tomó mi mano con la suya y como acto reflejo entrelacé nuestros dedos justo antes de que comenzara a jalarme mientras caminaba por el parque, seguramente hacia algún lugar interesante que habría descubierto antes de que se diera cuenta de que tenía compañía; yo simplemente me dejé guiar a la vez que introducía mi mano libre en el bolsillo de mis jeans y miraba a mi alrededor con aire curioso.

-Ahora que lo pienso...-

Suspiré y levanté mi vista hacia la luna, perdiéndome en ella durante unos segundos antes de devolverle el apretoncito que le había dado a mi mano y volver a hablar.

-...el insomnio, a veces, puede tener sus ventajas-

La miré de reojo, completamente maravillado con el contraste que producía la luz de la luna sobre su piel, segundos más tarde, sacudí mi cabeza intentando no pensar en otra cosa que no fuese en disfrutar el momento.

-Aunque seguro mañana no diremos lo mismo-

Bromeé, sabía que por mucho que mañana tuviese que levantarse temprano, habría disfrutado el momento y jamás se quejaría de la falta de sueño, no cuando había apreciado un cuadro lunar como éste, tan extremadamente maravilloso. De un momento a otro, decidí recostarme nuevamente, esta vez sobre el césped algo húmedo; sin importarme las consecuencias que ésto podría traerle a mi ropa me senté en él, jalando levemente la mano de Lyla para que me acompañase y así poder tener una mejor vista.
avatar
David J. Gebauer
Científicos
Científicos

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 32
Localización : Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por Lyla Miller el Lun Mar 14, 2011 3:16 am

Las sensaciones que me generaba el tener a David tomado de la mano, eran un tanto indescriptible, no solo por el hecho de que de por si era una unión entre ambos, sino que no recordaba haber mantenido aquel contacto con alguien en este ámbito. Era verdad que en algunas ocasiones cuando aun no me acostumbraba al pinchazo que me daban en cada una de mis idas a ver a los doctores en aquel internado en que fui criada lo único que podía hacer que me tranquilizara e incluso relajara ante el eventual pinchazo sobre mi piel era tomar con fuerza la mano de Carmine, manteniendo aquel secreto entre nosotras, el miedo que me generaban las agujas de pequeña, claramente ahora mismo, ya era algo mas de la rutina que no provocaba mas que una risilla traviesa en mi al recordar aquellos momentos. Estaba demás decirlo pero con él no era lo mismo, mas bien era una forma como de decirle que tenia mi apoyo, mi compañía, la certeza de que aquí estaba, de que podía confiar en mi y de que yo ya confiaba en él, un te quiero encubierto sin la necesidad siquiera de decirlo con palabras. No a todo el mundo se le toma de la mano ¿No? No al menos de aquella forma en que yo conscientemente lo estaba haciendo.

-Eso, Joe, es porque yo he aprendido que nuestro tiempo, de un momento a otro se puede ir asi sin mas, no seré yo quien aporte a ello-

Tenia la extraña mania de decir todo lo que pensara con él, hablar de esto con los demás clones era como lanzar una bomba pues la verdad es que no todos lo tomaban de buena manera y aunque todos terminábamos aceptándolo, eso no quería decir que era lo que muchos quisieran realizar. Y bueno, a parte de no fumar, tampoco podíamos beber ni hacer nada que fuera perjudicial para nuestro organismo que tan cuidado era. Sin embargo, no lo hacia por cuidarme, ni porque debiera hacerlo por ordenes, sino que simplemente era que no llamaban mi atención, es mas, habían muchísimas cosas mas que lo hacían.

Sonreí, como normalmente hacia, cuando se acerco de aquella manera planteando que no debería andar sola en un lugar como este, que no sabia con el peligro que podría encontrarme, aunque hubiera hablado con otras palabras era básicamente lo mismo y no me fue posible evitar el preguntarme si se preocupaba por mi debido a que era un clon de los tantos que debía cuidar o lo hacia por que había algo mas. Desde hace ya algun tiempo que llevaba esa confusión a cuestas, sabiendo que primero que todo el hecho de que el fuera uno de mis doctores lo hacia bastante lejano para mi, pero… ¿Qué podría haber de malo en algo como aquello? Lo había pensado, y a pesar de que siempre me preocupaba sobre las cosas positivas en esta ocasión una negativa no me había dejado de dar vueltas en la cabeza, mi tiempo.

-Doctor Ojazos! No me digas eso, me siento regañada y además no le veo nada de malo al haberme encontrado contigo. ¿Qué clase de persona eres?-

Pregunte casi bromeando, porque estaba claro que yo tenia una opinión sobre que clase de persona podría ser, sin embargo no me dejaba guiar solamente por lo que veía, tenia la clara certeza de que las personas eran mucho mas de lo que mostraban o querían aparentar, a veces una cara disgustada no era mas que un alma llena de tristeza que la única forma que tenia para protegerse era generar esa capa de ira. Y yo, intentaba ir mas alla de eso, porque en el fondo sabia que cuando la mayoría de las personas se sentían mal, no pedían mucha ayuda. ¿O era tan ingenua que pensaba que la mayoría de la gente preferiría ayudar que ser ayudada?. Si, creo que en parte era demasiado ingenua, pero ¿Qué tenia de malo aquello? Porque mientras siguiera asi, podía ver cualquier cosa con los mismos ojos que un niño, maravillándome de todas las cosas habidas y por haber, como si fuera la primera vez que viera cuaquiera de ellas. Y a mi, me gustaba ser asi.

Asenti a sus palabras con un movimiento de mi cabeza -Tantas veces como las que yo he dicho que admiro el arte que generas con tus manos-

Despues de haber caminado hacia el punto donde antes me hubiera encontrado, y traerlo conmigo, tomandolo deliberadamente de unas de sus manos me quede contemplando la luna por espacio de algunos minutos, sintiendo luego de algunos minutos el apretoncito que daba a mi mano como respuesta al que yo anteriormente le había dado. Asintiendo nuevamente con mi cabeza ante sus palabras, sin emitir mas por mi parte ruido alguno, porque en realidad no había mucho que decir, me gustaba el momento quería disfrutarlo, en si, el parque generaba una especie de privacidad que no había tenido con él en otros lugares, es mas, hasta me daba mas seguridad y sobretodo un poco mas de confianza y quería de alguna manera que el momento se quedara grabada en mi mente, y por sobretodo en la de él.

No fui consciente de que me mirase, estaba totalmente concentradísima observando la luna cuando de un momento a otro se recostó sobre la hierba humeda del lugar, cosa de la que me di cuenta cuando le hubiera jalado de mi mano hacia el, tirando de mi, indicándome que me recostara allí, imitándolo. No lo dude, después de haber soltado su mano –con bastante pesar- me pose sobre la suave hierba mirando hacia el cielo, solía hacer aquello de pequeña en el internado, pero no era para mirar la luna, debido a que debíamos estar acostados a una hora prudente y temprana no nos había sido posible divisar el satélite en su máximo esplendor mas que por una de las ventanas de nuestro cuarto. Lo que yo solia hacer era algo totalmente distinto, me recargaba sobre la hierba y cerraba los ojos, momento en el cual escuchaba el sonido de la naturaleza y me dejaba llevar por ella, como ahora estaba a punto de hacer.

-¿Dave?-

Exclame una de las tantas formas que tenia de llamarle con un tono de voz mas baja de lo normal, para luego tantear con mi mano derecha sobre la hierba buscando su mano para afianzarla nuevamente contra la mia.

-¿Recuerdas que una vez dijiste que ibas a mostrarme todo lo que debía ver antes siquiera de pensar en mi destino?-

Comente antes siquiera de que pudiera responderme, es mas, no quería respuesta, sabia que el lo recordaría muy bien, entonces me sostuve sobre uno de mis costados girándome hacia el y acercándome.

-Hay algo que he querido probar desde hace tiempo, pero… pero…-

Una sonrisa traviesa nuevamente se arranco desde mis labios, mas que traviesa era bastante nerviosa, me mordí el labio inferior nuevamente, agradeciendo el hecho de que a pesar de que la luna nos iluminaba mi rostro no se veria del todo. Me acerque nuevamente a él, acortando la distancia que había entre nosotros.

-Quisiera que fueras tu… quiero que sea contigo-

Dije finalmente, ya me había levantado algunos centímetros del césped y le estaba mirando fijamente al rostro, para luego inclinarme algunos centímetros sobre el, rozando mis labios sobre los de el con suavidad, palpando con los propios cada espacio de los suyos, sosteniendo con fuerza su mano contra la mia, para entonces, algunos segundos mas tarde comenzar a besarlo tímidamente, en lo que casi era un atrevimiento de mi parte para con él, pero prefería hacerlo que de alguna forma lamentarme porque no podría, y en mi caso era ahora o nunca, literalmente.
avatar
Lyla Miller
Clones F
Clones F

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 10/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Music it's everywhere, you just have to... listen { David }

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.