Conectarse

Recuperar mi contraseña

                                   
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 58 el Vie Abr 08, 2016 7:09 pm.

Últimos temas
» Abduction RPG
Miér Sep 21, 2011 3:38 am por Savannah Vandercroff

» Promoción: Inside these Walls. {ABIRERTO}
Sáb Mayo 07, 2011 1:50 pm por Lisbeth Higgins

» Anuncio: ¿Nuevo foro? Encuesta.
Jue Abr 21, 2011 7:06 pm por Jovan Maarcjov

» ¿Quieres afiliarnos?
Miér Mar 16, 2011 4:23 pm por Invitado

» Mensajes Secretos.
Mar Mar 15, 2011 3:12 am por Lyla Miller

» Confesionario.
Mar Mar 15, 2011 12:18 am por Lyla Miller

» Fuck, Date o Pass.
Lun Mar 14, 2011 9:59 am por Lyla Miller

» Empareja al de arriba.
Lun Mar 14, 2011 4:54 am por Eloise M. Windflower

» The time of my life ♪ [Nicole Relation´s]
Lun Mar 14, 2011 4:51 am por Nicole Windsor
















Dado el sin número de copias hacia foros de la aDministración, anteriores a este, que hemos soportado sin manifestarnos, hoy toda copia o cambio notorio a nuestro trabajo en photoshop, historia y/o personajes para el uso no autorizado de otra página está bajo licencia.
Licencia de Creative Commons
Awake by Awake is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at awakerol.ohmyforum.net.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://awakerol.ohmyforum.net/.


» Solicitud de Predeterminados.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

» Solicitud de Predeterminados.

Mensaje por .aDministración. el Lun Feb 28, 2011 10:55 pm

Para pedir el personaje pre-establecido que quieras tienes que dejarlo claro en este tema... ¿Cómo? rellenando el siguiente formulario:
- Nombre de Usuario: -
- Nombre del Personaje que deseas: -
- ¿Porqué lo quieres, qué te gustó?: [Si buscas un personaje por su imagen, olvídalo. Nosotros queremos que tomen el PJ porque les gustó todo; Y al referirnos con un "todo", queremos dejar en claro, que deben seguir la línea e hsitoria del PJ ON-rol. Sino, nos guardaremos el derecho de quitárselo.]
-Muestra de rol: [Primero que todo debemos decir que no es necesario que inventen un rol acerca del personaje, sino que puede ser otro que tengan de algún foro. Buscamos en estos PJ una calidad de rol que sea media-alta, dado que son personajes que cumplen un rol especial dentro del foro, y queremos asegurarnos de que quién los tome además de saber manejarlos, cumpla con las expectativas que tenemos de ellos]

Código:
[b]- Nombre de Usuario:[/b]
[b]- Nombre del Personaje que deseas:[/b]
[b]- ¿Porqué lo quieres, qué te gustó?: [/b]
[b]-Muestra de rol:[/b]
Los Personajes Pre-Determinados tienen que ser muy activos. Quienes no se pasen con frecuencia, a los siete días, dejaremos su PJ liberado sin excepción. Luego de aceptar la solicitud, si es que esa es nuestra respuesta, deberán crear sus fichas de PJ como todos(;

__________________________________________

avatar
.aDministración.
Admin

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 10/02/2011

Ver perfil de usuario http://awakerol.ohmyforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: » Solicitud de Predeterminados.

Mensaje por Ivette Krüger el Mar Mar 01, 2011 1:04 am

- Nombre de Usuario:
Iree

- Nombre del Personaje que deseas:
Ivette Krüger

- ¿Porqué lo quieres, qué te gustó?:
Me encantó su personalidad. Es lo que más me llamó la atención. Luego me cautivó lo de la pintura. Desde un principio me ha transmitido calma y eso me gusta. Y bastante. En realidad no pondría mucho más, ya que eso fue lo que me llamó del personaje. Todos me gustaron, por supuesto, pero Ivette... algo más que los otros.

-Muestra de rol:
Spoiler:
-Oh vamos, Deb, ¿Me estás diciendo que no te interesa ningún chico de los que visitan normalmente el local? – La morena miró a su compañera de trabajo, directamente a los ojos, clavando su mirada azul turquesa en la verdosa de ella. Una sonrisa divertida apareció en su rostro dulce, y negó con la cabeza ligeramente. Despegó sus labios rosados para soltar un “No” igual de divertido que su sonrisa la cual no se desdibujaba de sus labios. Mary alzó las dos cejas algo incrédula y soltó un suspiro mientras ponía los ojos en blanco. – Tú te lo pierdes, Deb, hay algunos que están… vaya que si están – dijo casi poniendo la misma cara que Homer de los Simpson comiendo rosquillas. Dejó de hacer la tonta y siguió con lo suyo. Sirviendo y coqueteando con los clientes. Deborah no era de las que se fijaba en los hombres, aunque estuvieran muy buenos. Da igual si ligaban con ella, Deb pasaba de ellos educadamente. Cosa que desconcertaba a la mayoría. No es que a lo largo de su vida no se hubiera fijado en alguno, no, pero no solía hacerlo, simplemente. Debía de gustarle mucho o estar muy borracha para divertirse un poco con ellos, sino… nada. Si en el trabajo se lo pedían, pues ella lo hacía, aunque estuviera sobreactuando. No creía en el amor, y seguramente así iba a ser por largo tiempo. Aunque últimamente un chico parecía confundirla un tanto. Apenas lo conocía bien, pero ya le había llamado la atención. Sabía su nombre. Se llamaba Kurt no sé qué. Cada vez que lo veía, no podía evitar sonrojarse un segundo.

Y allí estaba de nuevo. Kurt entraba por la puerta de la discoteque. Tan… chulo como siempre. Aunque para que negarlo, atractivo también. Con esa sonrisa que tanto adoraba la morena. De nuevo aquél maldito rubor hizo que sus mejillas se colorearan en segundos. Se dio la vuelta rápidamente, sin mirar si él la había visto o no. Comenzó a limpiar vasos a diestro y siniestro, sin evitar recordar la primera vez que le vio. Estaba tan guapo… que apenas podía quitarle el ojo de encima. Vale, era cierto que no estaba enamorada de él. Porque además ella nunca se enamoraba. Aun así… había algo en aquél chico que simplemente le encantaba. Tal vez su sonrisa de pillo, o… ese aire chulo y divertido que se gastaba en varias ocasiones. O el hecho de que él se hubiera dirigido a ella justamente, cuando a su lado había mil chicas más, mucho más guapas que ella y más sexys también, sirviendo copas y demás a los clientes sedientos.

Deborah se giró, y deseó no haberlo hecho cuando se encontró cara a cara con Kurt. Por poco y el vaso que sostenía en sus manos se estrella contra el suelo. Con el cabello tapó un poco su rostro, intentando que el rubor de sus mejillas no le delatara. Ella sonrió amable, dejando el vaso en la mesa, enfrente de él. - ¿Qué te sirvo vaquero? – preguntó como siempre hacía a todos los hombres que se sentaban en su zona de la barra. Aunque ella hubiera preferido estar junto a él, y no detrás de la barra.

Spoiler:
Era sábado. Hoy tocaba cambiar las flores de la tumba de su madre. Así que Robert se arregló, como siempre que iba al cementerio. Se vistió con un traje negro, elegante aunque informal, de esos que no llamaban mucho la atención si no te paras a fijarte. Robert siempre vestía elegante, pues le gustaba ir así, aunque aquél día era especial. Aparte de ir a ver a su madre al cementerio, era la fecha en la que ella murió. El día en que aquél horrible cáncer se la había llevado de la mano, sin dejarla vivir más tiempo. Sin dejar que madre e hijo disfrutaran de una vida plena, juntos como siempre habían estado. El rubio mojó sus labios ligeramente, antes de salir por la puerta. Entró al garaje y se montó en uno de sus coches de lujo. Más concretamente en un “Mini”. Era uno de sus favoritos, pues tenía tres. El mini, un 4x4 para ir por la montaña cuando salía a hacer excursiones o escalada, y un mercedes. Familiar más bien. Sencillo, aunque elegante. A Robert le gustaba fardar, aunque ni por asomo era un chico ególatra. A veces un tanto celoso, pero no prepotente.

Cuando la verja de su mansión se cerró detrás de él, aceleró entonces, desapareciendo por la curva en la que había girado para ir al cementerio. Sus ojos azules, algo apagados, estaban cubiertos por unas gafas de sol de la marca Ray Ban. Como decía, todas sus cosas eran de pasta. Se sabía el camino de memoria, por lo que apenas tenía que pensar mucho a la hora de pararse en los semáforos y esas cosas. Llegó entonces al cementerio. Aparcó en el pequeño parking que tenían los del cementerio, y se bajó de él, cogiendo el ramito de flores del asiento del copiloto. Puso la alarma, y entró en él, pues el aparcamiento estaba al lado, pero fuera del recinto. Hizo el recorrido de siempre mecánicamente. Normal, habían pasado muchos años ya, y Robert se lo conocía como si aquello fuera su propia casa. Se le hizo un nudo en la garganta al aproximarse a la lápida donde reposaban los huesos de su madre.

Acarició el borde de la lápida negra con la yema de sus dedos, como siempre solía hacer, intentando no soltar una sola lagrima. Aun habiendo pasado más de cuatro años, Robert se derrumbaba con facilidad cuando iba allí. La echaba tanto de menos…. Tanto que muchas veces no se lo llegaba a creer. No se creía que su madre se podría allí abajo. Lentamente. Con el paso de los años. - Hola Mamá... - susurró. La voz se le quebró al instante.



Última edición por Ivette C. Krüger el Mar Mar 01, 2011 1:08 am, editado 3 veces
avatar
Ivette Krüger
Clones F
Clones F

Mensajes : 311
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Solicitud de Predeterminados.

Mensaje por Cole Burdock el Mar Mar 01, 2011 1:05 am

- Nombre de Usuario:Ana/Martina
- Nombre del Personaje que deseas:Cole Burdock
- ¿Porqué lo quieres, qué te gustó?: Sinceramente, necesito un personaje con buen corazón (¿ , llevo mucho tiempo en la búsqueda de una trama y un foro que me diera suficiente inspiración como para crear uno, a veces llego a pensar que solo me salen los locos o amargados. En fin, que me parece un personaje con una trama realmente original, creo sinceramente que necesito ya uno con una personalidad como la de Cole, quizá incluso me relaje un poco a mi misma; la palabra sería, ansío, llevar a alguien cuya descripción psicológica comience por aquel simple ” Sencillo, pacífico y terapéutico. Con sólo estar con él, bastará para que te alejes del mundo terrenal.”
Y añadirle quizá que ese toque “dramático” del tumor en el lóbulo… Si, lo acepto, realmente me atrae todo tipo de complicación que le añada al personaje una trama interesante, algo más complicado que una simpleza monótona, debería añadir que le da un morbo especial al asunto.
Finalmente el inesperado “challenge acepted” a mi propia persona, un reto que llevo pendiente desde hace días, un personaje cuya mente sea algo más limpia que un revoltijo de pensamientos turbios y oscuros; alguien bueno, en el sentido seco de la palabra. Pero esto ya, queda en vuestra elección.
-Muestra de rol:
Völker Z. Kutnetsov/Kansas Two Faces:
No sabía ni donde estaba, y la verdad tampoco me importaba lo más mínimo, que más daba, mis pasos fuertes y decididos sonaban uno tras otro por los adoquines negros de la ciudad de Kansas, los callejones rodeaban mi presencia en la zona vieja de la ciudad como una telaraña que esperase enredar a su víctima entre las redes, perderla, para que nunca pudiera salir de ahí. Irónicamente muchos pensarían que yo era la araña, pero no, solo era un puñetero insecto más destinado a morir entre las fauces mal olientes de la vida; o quizá no, no podía soportar la idea de tener que dejar que mi corazón latiese durante años, dolía, estaba cansado, 457 años de tortura habían sido más que suficientes, pero quizá para él no lo eran, quizá él pensaba que necesitaba más, o quizá le iba demasiado bien. No cesé la velocidad de los pasos mientras me iba dirigiendo levemente hacia una de las salidas del casco antiguo dando paso a la parte más nueva de la ciudad, llamaban la atención algún que otro edificio medio derruido, alguna valla caída, fuera de lugar, como si alguien la hubiera copiado de otro lugar y la hubiera pegado ahí, peleas, peleas de razas, peleas de ideales, peleas de metas…
Inspiré aire dejando que el oxígeno infectado de la ciudad llenase mis pulmones cual veneno podrido, pero que más daba, yo ya lo estaba, nada podía destrozarme más por dentro, nada podía superarme, oh Satanás, había comenzado a llamar a todo aquello “yo”, si, es que posiblemente lo fuera, quizá realmente ese era yo, no sabía porque intentaba confundirme a mí mismo ¿acaso no sabía ya que si, que era yo? Que todo el conjunto de aquel organismo destrozado era yo. Intenté dejarle de dar vueltas a aquel estúpido asunto en mi cabeza, el cual por cierto solía ocuparla demasiado a menudo, la razón de mi existencia, de mi presencia de nuevo en aquel ruinoso lugar que sus habitantes llamaban planeta Tierra, argh, recordaba con especial desagrado el día que había pisado de nuevo su superficie, vómitos, solo vómitos y ganas de destruirlo todo, ¿Para qué tenía que volver? ¿Qué futuro tenía yo aquí? Pero él había decidido, y yo le seguiría hasta la eternidad, tras la figura que en el fondo había sido mi salvación y a la vez mi desdicha. No me entretuve mucho más, de todas maneras mis pasos iban directos a una dirección en especial, a una persona o no tan persona en especial.

{…}

Evangeline, ah si, Evangeline, alcé levemente la vista para encontrarme con uno de los enormes espejos interiores que decoraban el amplio salón, rodeados con ribetes de oro dorado y brillante pulido hasta la saciedad, mi rostro serio me devolvió la mirada desde la superficie reflectante, mis ojos recorrieron con parsimonia mi figura reflejada, elegante, si, podría considerarse así, sin embargo había algo diferente entre aquellos novios y padrinos bien vestidos y yo, quizá realmente el interior tenía algo que ver en lo que infundías a tu alrededor, chasqueé la lengua y me giré dándome la espalda a mi mismo con un deje de asco y repulsión.
Dejé que mis orbes oscuros cual pozos sin fondo echasen una rápida, casi imperceptible mirada al casino, podría haber cerrado los ojos y asegurar que seguía estando ahí, el ambiente tenso, el olor de la codicia, las ansias, el sudor de lo inesperado y los gritos incontrolables; no estaba mal, no estaba nada mal. De golpe algo me atrajo como la miel a las enfurecidas abejas y la mirada simple se clavo en una figura femenina que se alzaba no muy lejos de la puerta de entrada, un vestido blanco cubría su marcado cuerpo, las curvas llamaban la atención de más de alguno, sus cabellos morenos y dorados a su vez caían cual cascadas por sus hombros y su rostro níveo escondía una mirada fría que se clavaba en mí. Una leve sonrisa se extendió por mi rostro que sin embargo no tardó en desaparecer pareciendo casi un espejismo añorado, Evangeline…
Mis pasos no disminuyeron de velocidad hasta que me topé al fin con ella, que se limitó a sonreír levemente, yo a inclinar la cabeza en un gesto no excesivamente cortés, como era visible el contacto por simpleza no era necesario entre nosotros, y yo empezaba a preguntarme que pasaría realmente el día en que aquel contacto pasase de un simple roce, había algo en la demonio que me hacía llevar a reflexionar sobre temas que por lo general no solían ni pasar por mi cabeza, hacía bastante tiempo que cualquier síntesis relacionada con el deseo por una persona había desaparecido de mi simple y sórdido interés, y no es que nadie lo hubiera intentado, simplemente yo había acabado por aborrecerlo, por no encontrarlo necesario salvo en casos de extrema necesidad, y por supuesto que llamaba mi atención que aquella morena de ojos cálidos hubiera conseguido despertar en mi algo más que un simple interés mental; pero no solía llevar jamás a apresurar las cosas, es más, después de centenas de años de vida aprendías a dejar que todo llevase su curso con la tranquilidad característica del mundo humano.

Ella se tomó la libertad de enzarzar su brazo con el mio, y yo no rechiste ni mucho menos, acepté el agarré como otra cortesía más mientras nos dirigíamos hacía uno de los encargados del casino que se removía inquieto viéndonos llegar con una expresión de avidez. No pude evitar, y cuando digo que no lo pude evitar es que no pude, un leve gesto de desagrado que se demostró en una mueca extendida por mis labios; no me gustaba aquel tio, cuando llegamos lo suficientemente cerca logré atisbar el deseo sucio en su mirada que recorría en lo que él creía como disimuladas miradas hacía el cuerpo de mi acompañante, una gota de sudor caía por su frente y un leve olor agrio evadía de el en búsqueda de la libertad; gruñí ligeramente para mi interior pero no dije nada por el momento. El nos tendió la tarjeta que acabó cogiendo Evangeline y colocando en mi bolsillo del traje tras echarle un leve vistazo, deje que hiciera lo que quisiera y cuando su mano toco de nuevo mi pecho giré con delicadeza el rostro hacia la morena para llegar a toparme con su sonrisa de malicia, alcé con suavidad una ceja en un gesto parecido y un atisbo de sonrisa que de nuevo no termino en nada más. El hombre comenzó a andar y nosotros le seguimos como el perro de caza tras el rastro del conejo.

Níobe A. Kirgyakos/13 Reasons:
Abrí los ojos tímidamente y me erguí a la vez que un gran bostezo surgía de mi garganta hasta salir por mi boca, me estiré disfrutando de la agradable sensación que me producía que cada una de mis extremidades se tensara y relajara finalmente; al fin, me permití el lujo de echar un vistazo a mi alrededor, había botellas de alcohol desperdigadas por el suelo, algunas vacías, otras ya habían descargado lo que quedaba en su interior sobre la moqueta, colillas y cenizas se agolpaban entre gente que roncaba en los sillones, alfombras… Donde habían pillado antes de caer en el profundo sueño que producía los efectos de las drogas en el cuerpo humano. Sonreí levemente mientras intentaba levantarme de aquel sofá sin molestar a la chica rubia que parecía dormir plácidamente a mi lado con las faldas subidas hasta los sobacos, sofoqué una risita nerviosa y coloqué los pies descalzos en el suelo de la casa desconocida mientras comprobaba que nadie se había dedicado a desvalijarme ni desnudarme mientras dormía.

{…}

El día había amanecido de película, un Sol resplandeciente y brillante iluminaba toda Newport Beach bajo su manto cálido, las playas de la ciudad turística se hallaban llenas hasta los topes tanto de turistas encantados con su buena suerte como de residentes fijos que intentaban no agobiarse demasiado con el repentino llenazo al que sin embargo ya estaban más que acostumbrados. No se veía ni una sola nube en el cielo, ni siquiera de aquellas que parecen finas laminas de papel de fumar flotando en el firmamento, nada, absolutamente nada, el cielo lucía azul claro, tan claro que la fina línea que unía en el horizonte la enorme masa de agua del océano con el cielo había desaparecido por completo y parecía como una enorme bola de cristal redonda y sin fin.
Mis zapatos rojo sangre caminaban con agilidad por los adoquines de la ciudad playera, no perdía el equilibrio en un solo momento a pesar de la longitud extrema de los tacones ni vacilaba en mis pasos, solía llevar tacón casi siempre, los adoraba, eran uno de los complementos junto con los largos collares y fulares que más adoraba de los conjuntos. Mis piernas desnudas y no precisamente morenas se estiraban a cada paso bajo una falda que comenzaba en la alta cintura y caía en pliegues hasta justo donde permitía que no se me viera nada más de lo necesario, una camiseta blanca y básica vestía mi parte superior unida con la falda justo en la parte más estrecha de mi torso con un ancho cinturón negro, no llevaba bolso ni ningún otro complemento, no recordaba haberlos cogido antes de salir de casa la noche anterior.

Mi pelo largo castaño claro casi rubio hondeaba al aire a mi paso precipitado, no es que tuviera prisas pro llegar a ningún lado, pero tenía la manía de andar así, rápido. Bueno realmente tenía la manía de hacerlo todo rápido, estar quieta no era de mi estilo. Me planteé el ir a casa, pero no tenía ganas, hacía tan buen tiempo que lo último que me apetecía era encerrarme en casa, por otro lado tampoco me atraía la idea de ir hacia las playas a juntarme con las masas de turistas, no llevaba el móvil así que no podía quedar con nadie; suspire y al instante lo decidí. Mis pasos dejaron el resto de el sonido de los tacones a mi espalda durante todo el camino, no tarde en llegar, me agarre con suavidad a la barandilla y cerré los ojos, ahí arriba si que hacía un poco de aire, una leve brisa recorría el lugar acariciando con suavidad mis piernas desnudas, mis labios aún pintados de rojo de la noche anterior y revolviendo de manera relajada mi gran mata de pelo.
Me encantaba aquel lugar, era uno de mis favoritos de toda la ciudad, solía estar solitario casi siempre, las vistas eran impresionantes y sobre todo casi siempre hacía aire, adoraba el aire, el viento que juguetón se lleva peluquines y levanta faldas… Y hablando de levantar faldas, una corriente algo más fuerte se coló bajo la fina tela roja alzándola, con rápidos reflejos conseguí agarrarla antes de que se viera nada y solté una risa limpia mientras giraba sobre mí misma y volvía a ponerme frente al gran mirador de nuevo justo en el borde y abría los brazos en cruz cerraba los ojos color mar y echaba ligeramente la cabeza hacía atrás para sentir las caricias de aquel al que algunos llamaban molesto, ¿Titanic? No… a no ser que ahora los hombres sean transparentes.
avatar
Cole Burdock
Clones M
Clones M

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Solicitud de Predeterminados.

Mensaje por Savannah Vandercroff el Mar Mar 01, 2011 1:15 am

Iree: Muy buena muestra de rol (: y si te gusta la personalidad y el fondo del personaje, entonces estamos encantados de darte la bienvenida al foro y esperamos le saques el mayor jugo posible al personaje ^^

Ana: Lo comenté contigo, creo que es un gran cambio, pero se también que sabrás sacarle el mayor provecho al personaje ^^ Las pruebas de rol son excelentes así que el personaje está totalmente concedido (:

Esperamos ficha a ambos para darles color (:

__________________________________________


These wounds won't seem to heal
This pain is just too real
There's just too much that time cannot erase
avatar
Savannah Vandercroff
Clones F
Clones F

Mensajes : 127
Fecha de inscripción : 27/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Solicitud de Predeterminados.

Mensaje por Ninette Herbet el Miér Mar 02, 2011 9:30 pm

- Nombre de Usuario: Cris {Cristina}.
- Nombre del Personaje que deseas: Ninette Herbet.
- ¿Porqué lo quieres, qué te gustó?: Desde el primer momento en que leí la descripción de Ninette la adoré. Me encanta la fuerza de voluntad que va a llevar a cabo para sacarse su carrera, a pesar de saber que seguramente no dure para terminarla o ejercer un trabajo. Sin embargo también me ha gustado esos pensamientos que tiene respecto a su original, sobre la posibilidad que cree que existe de que la deje vivir. Hacía ya tiempo que me interesaba un personaje soñador y lleno de vitalidad como es Ninette, y... ¡es que Herbet ha sido la primera en ver a su original!
-Muestra de rol:
Spoiler:
Números, ecuaciones y tontas operaciones que para nada servían, pues para algo servía la calculadora, ¿o no? Era tan estúpida la clase de matemáticas. Quizá lo fuera porque no entendía nada, o porque mi mente reuhia por naturaleza aquella asignatura, pero la odiaba. Y muchos días, cuando quedaba poco tiempo para los exámenes, maldecía en voz baja haberme apuntado a la clase de los números. En unas cosas podía ser muy buena, pero en otra, matemáticas por ejemplo, seguía contando con los dedos literalmente. Por ello, en esas clases siempre sacaba mi "cuaderno de tonterías", pues así lo había bautizado por su contenido y comencé a pintarrajear dibujitos. Un conejo que más bien parecía un círculo destrozado, una casa con el techo muy bajo, mi nombre con letras claramente irregulares, en fin, todas esas cosas que una adolescente de dieciséis años pinta cuando se aburre en una lección de una mujer de cincuenta años que ha dado toda su vida las clases basándose en sus "teorías matemáticas", las cuales eran prácticamente incomprensibles.
Había comenzado a escribir partes de las que tal vez un día llegaran a ser canciones, cuando un grito desgarrador llegó a mis oídos. Mis compañeros se volvieron en torno unos a otros, preguntándo entre sí de donde procedía aquel escalofriante sonido. ¿Yo? Lo sabía perfectamente, y no me gustaba acertar en eso. Otra vez no, parecía que ya estaba mejor... ¿por qué?, me pregunté a mi misma. Y así, como un acto reflejo, me levanté precipitadamente de mi silla situada al fondo del aula y me acerqué rápidamente a la profesora, que había retomado la lección tras calmar a los alumnos. A todos excepto a mí.
Le supliqué casi de rodillas ir al baño, poniendo, y no por primera vez, que necesitaba ir al aseo por "temas de mujeres" y un guiño de ojo. Era algo que se lo podíamos decir a todas las profesoras, tenían la obligación de dejarnos salir. Cuando la mujer menuda y de avanzada edad me permitió la salida, salí casi al trote camino de donde procedía aquel ruido, que cada vez se apagaba más y no porque me fuera alejando, sino porque el poseedor de la voz se estaba calmando, o eso parecía hasta que volvió a gritar, pero esta vez una súplica, y entonces no dudé de quien era. Él, cómo no. Aceleré el paso hasta la puerta del servicio de hombres, dudando entrar por las estúpidas normas, menee la cabeza por dudar en aquella cosa tan tonta y la abrí de forma precipitada, penetrando en el interior y cerrando la puerta tras de mí, pues si alguno de los profesores me veía, me podía caer una buena. Y allí lo encontré, a él, Gaspard, destrozando todos los muebles del servicio. Me acerqué lentamente hacia él por la espalda, pues aunque no me viera a los ojos, veía mi reflejo en el espejo hecho trizas, y le toqué las espalda con suavidad. -Eh, eh, tranquilo, estoy aquí... - susurré, haciendo que girara el rostro hacia mí y tomando sus puños ensagrenaádos para observarlos detenidamente y quitarle cuatro trozos de cristales partidos que había dentro de ellos llenos de sangre.
Spoiler:
El aire de por si se encontraba cargado de humedad, y un ligero olor a sangre se mezclaba en él. Gaspard miró al espejo, y en un pequeño pedazo de él que había quedado libre vio mi rostro y como lo tocaba por la espalda. Al tomarle las manos y mirar su rostro, sinceramente no lo pude interpretar. Había temor, eso sin duda, pero una tranquilidad inusual en alguien con un buen estado mental, pero él no se podía clasificar en ese momento como "en condiciones". Miré a mi alrededor, pues al pasar de primeras a la habitación había estado más pendiente del moreno que del resto. Los cristales estaban hechos pedazos, con pequeñas motas de sangre aquí y allá. Había agua por el suelo, y uno de los grifos parecía haber sido arrancado a la fuerza, pero haberse quedado a mitad de trabajo, a duras penas, supuse que eso es lo que estaba haciendo Gaspard antes de que yo entrara en el cuarto de baño. Continué con mi tarea de extraer los pedacitos de cristal de los nudillos ensangrentados del muchacho, y al observarlos detenidamente supe que necesitaría agua oxigenada para curarlos, pues sino se infectarían con mucha facilidad además de que tardaría más en parar la hemorragia.
Gaspard comenzó a hablar, a decirme que no podía estar tranquilo. A saber cuanta cantidad de polvos se habría metido. Y yo que creía que casi lo teníamos... Tonta de mí, había creído en que sería fácil hacer que una persona dejara ese mundo de fantasías y malestares en apenas unas semanas, que ingenua, eso era prácticamente imposible incluso con meses de apoyo, no iba a lograrlo yo en un par de semanas. Pero eso no significaba que fuera a rendirme, Gaspard era mi amigo, un muy buen amigo y no pensaba dejarlo tirado en aquel horrible mundo.
Mi amigo comenzó a sollozar, a negar la tranquilidad, y con esas palabras, faltó muy poco para que el alma se me cayera en pedazos. -Gas, Gas, respira ¿vale? No has sido tú, ha sido eso - y acto seguido señalé una bolsa casi vacía con unos polvos blancos. Joder, había inhalado más de lo que yo pensaba. Gaspard intentó señalar el espejo y el resto de cosas destrozadas pero se lo impedí, pues seguía sujetando firmemente sus manos entre las mías. Ya les había arrancado todos los trozos de cristales visibles, por lo que las metí bajo un chorro de agua fría en un intento de parar el flujo de la sangre hacia fuera. Necesitaría vendas, pero no papel higiénico que era lo único accesible en aquel lugar, así que por el momento me quité la cinta del pelo ancha que llevaba en el cabello y la enrrollé alrededor de los nudillos de su mano derecha, que parecía ser la más dañada. Con la izquierda no podía hacer más que volver a meterla bajo un chorro de agua. Mientras continuaba con esa tarea, Gaspard volvió a hablar. Entonces paré y lo miré a los ojos, las lágrimas discurrían libremente por sus mejillas, por lo que le tomé el rostro entre las manos y con la derecha le sequé las lágrimas de sus mejillas, haciendo un esfuerzo por sonreír y que él no se sintiera mal. -¿Cómo que por qué, Gas? Porque eres mi amigo - tomé un poco de papel y mojé la punta con agua, para empezar a limpiar los restos de sangre de sus brazos. Un poco por aquí, otro poco por allá y como nuevo. Bueno, como nuevo no, pero sí un poco mejor, todo hay que decirlo. Iba a comenzar con algo nuevo cuando el joven comenzó a hablar sobre lo que le gustaba o dejaba de gustarle. -Gaspard, a ti no te gusta la cocaína, tú estás enganchado a ella, pero no te gusta, ¿me oyes? - le expliqué, poniéndome seria de una vez para que intentara entrar en razón y así, al cabo de un momento, afirmó que detestaba la droga pero que no podía dejarla. Siempre se relacionaba a la droga con una mujer a la que no podías dejar pero a la que odiabas, y sin embargo, sin ella eras débil y menospreciado. Asquerosa publicidad barata. -Y por supuesto que voy a seguir ayudándote, ¿crees que sino estaría aquí? - le pregunté alzando una deja y viendo como al fin la hemorragia de la mano izquierda había cesado, sin embargo, la de la mano derecha tenía mala pinta, pues ya podía ver como la cinta del pelo se tintaba de un color rojizo oscuro. Cuando Gaspard terminó de hablar negué con la cabeza, y estaba dispuesta a hablar cuando él me soltó las manos y tomó mi rostro entre las suyas, dejando algo de sangre por mis mejillas y goteando un poco en mi camiseta de tirantes verde pardo. -No. - dije únicamente.
Pero escuché pasos. Mierda. Consulté el reloj, entre unas cosas y otras habían pasado ya diez minutos desde que salí de clase, y el grito de Gaspard no había pasado inadvertido. Haciendo caso omiso de las habladurías de Gaspard, solté sus manos de mi rostro e iba a conducirlo hacia uno de los baños cuando me di cuenta de que era él el que sostenía la puerta para que esta no se abriera. Debía de pensar y rápido. -No quepo por ahí, y no voy a dejarte solo. Métete en el último baño - le ordené al moreno, señalándole el último de los servicios. Apoyé mi pie contra la puerta y también las manos, poniendo toda mi fuerza en aquella puerta y haciéndole gestos a Gaspard para que fuera. Oía la voz del rector amenazando a Gaspard y tomé la primera idea que se me pasó por la mente. -No señor, soy yo Karelle Wilkinson. - respondí, algo confusa por haber soltado la primera mentira de toda mi vida. ¿Señorita Wilkinson? ¿Qué hace usted en el baño de caballeros?, me preguntó el anciano. Puse el pelo en mi cara para tapar la sangre de las mejillas y asomé la cabeza por la puerta. -Verá señor, es que me encontraba fatal y el baño de mujeres estaba cerrado, así que entré aquí. - expliqué, mintiéndo como podía en un intento de salvar a Gaspard de una expulsión segura, y asegurándome de que no se veía nada por el resquicio de la puerta, para que el rector no viera el estropicio en el aseo.

avatar
Ninette Herbet
Clones F
Clones F

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 02/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Solicitud de Predeterminados.

Mensaje por Heather Brontë el Miér Mar 02, 2011 10:01 pm

Bienvenida. Tu prueba de rol es realmente buena, además es genial que te guste el personaje completo. No sólo por su característica 'especial'. Esperamos tu ficha para darte color y todo pronto (:

__________________________________________

{CONTS.}
·BUT NOW IT'S OVER, IT'S OVER, WHY IS IT OVER?
WE HAD THE CHANCE TO MAKE IT.
NOW IT'S OVER, IT'S OVER, IT CAN'T BE OVER
I WISH THAT I COULD TAKE IT BACK
BUT IT'S OVER
·
avatar
Heather Brontë
Clones F
Clones F

Mensajes : 148
Fecha de inscripción : 12/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Solicitud de Predeterminados.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.