Conectarse

Recuperar mi contraseña

                                   
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 58 el Vie Abr 08, 2016 7:09 pm.

Últimos temas
» Abduction RPG
Miér Sep 21, 2011 3:38 am por Savannah Vandercroff

» Promoción: Inside these Walls. {ABIRERTO}
Sáb Mayo 07, 2011 1:50 pm por Lisbeth Higgins

» Anuncio: ¿Nuevo foro? Encuesta.
Jue Abr 21, 2011 7:06 pm por Jovan Maarcjov

» ¿Quieres afiliarnos?
Miér Mar 16, 2011 4:23 pm por Invitado

» Mensajes Secretos.
Mar Mar 15, 2011 3:12 am por Lyla Miller

» Confesionario.
Mar Mar 15, 2011 12:18 am por Lyla Miller

» Fuck, Date o Pass.
Lun Mar 14, 2011 9:59 am por Lyla Miller

» Empareja al de arriba.
Lun Mar 14, 2011 4:54 am por Eloise M. Windflower

» The time of my life ♪ [Nicole Relation´s]
Lun Mar 14, 2011 4:51 am por Nicole Windsor
















Dado el sin número de copias hacia foros de la aDministración, anteriores a este, que hemos soportado sin manifestarnos, hoy toda copia o cambio notorio a nuestro trabajo en photoshop, historia y/o personajes para el uso no autorizado de otra página está bajo licencia.
Licencia de Creative Commons
Awake by Awake is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at awakerol.ohmyforum.net.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://awakerol.ohmyforum.net/.


Malditos sombreros roba vientos..digo..no..bueno da igual [Eloise]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Malditos sombreros roba vientos..digo..no..bueno da igual [Eloise]

Mensaje por Cole Burdock el Lun Mar 07, 2011 10:08 pm


Bostecé de manera exagerada, mi boca se abrió dejando ver al fondo una larga campanilla y una profunda y oscura garganta; cerré de nuevo la boca a la vez que alzaba la mano para secarme un atisbo de lágrima de mi ojo izquierdo debida al inesperado bostezo. Realmente no debería tener sueño, había dormido como unas doce horas sin un solo parón, nada de pesadillas que hicieran despertarte sudoroso, nada de ganas incontrolables de ir al baño por culpa de demasiados litros de líquido durante el día, nada de ruidos bruscos por borrachos a las tantas de la mañana en la calle. Pero yo solía tener siempre sueño, siempre, era algo que realmente no me llegaba a explicar, estaba seguro de que si ahí mismo cerraba los ojos me dormiría, igual que siempre, solo tenías que darme un lugar minimamente cómodo y comenzaba a respirar de manera acompasada en menos de unos minutos. De hecho había llegado a dormirme de pie alguna vez, y estaba empezando a pensar que igual era algo relacionado con algunas de las medicaciones que nos daban, pero por el momento no había encontrado a nadie que tuviera los mismos efectos secundarios que yo, así que había decidido dejarlo por el momento, de todas maneras no era nada malo.

Decidí que lo mejor sería salir a dar un pequeño paseo, no me costó en absoluto decidir el lugar, Roundhay Park era una de mis zonas preferidas de la ciudad. Uno de los lugares más grandes que incluía incluso un zoológico y un imponente castillo. Sin embargo a mi no me interesaban ninguna de esas cosas, solía ir ahí por sus lagos, y por sus interminables laderas verdes, añadiéndole además que aquella época del año era la mejor para pasear al aire libre sin duda era una muy buena opción. No me encontraba muy lejos, de modo que no tardé más de unos simples minutos en llegar, a pesar de que mi ritmo de andar no era precisamente la cosa más rápida del mundo, solía ir despacio, muy despacio, pero es que odiaba todas aquellas masas de gente pasando por las aceras sin detenerse ni dos estúpidos y necesarios segundos, era como si fuéramos una enorme masa de hormigas atareadas en una sociedad sin sentido. Inspiré hondo mirando al cielo, esa mañana se encontraba extremadamente despejado, ni siquiera una de esas finas nubes que parecían trozos estirados de algodón de azúcar, nada, ni siquiera un pájaro; quizá fue culpa de aquel avión que decidió pasar por el firmamento en ese momento, dejando una estela como la espuma del mar a su paso, aquel avión que llamó tanto mi atención y me evitó el ver la baldosa levantada del suelo.

Evidentemente me tropecé, di unas cuantas zancadas descontroladas como si fuera un borracho saliendo de su bar favorito tras dejarse el bolsillo vació hasta acabar agarrándome a una farola de color gastado. Abrí los ojos ahora si totalmente despejado, ¿Quién quería lavarse la cara con agua fría para despertarse? Cuando lo mejor era estar a punto de comerse el suelo. Sin embargo el estar por completo en el mundo real no me ayudo a parecer más avispado, volví a ser yo mismo y por lo tanto la última persona a la que debías de confiar un montón de tazas de porcelana en sus manos; seguí caminando torpemente con algún tropiezo más hasta que finalmente llegué a una de las riveras de los lagos tan deseados. Sonreí satisfactoriamente por haberlo conseguido sin un roto más en los pantalones, que definitivamente necesitaban urgentemente una abuela que los cosiera, ya…Pero yo no tenía de eso. Me paré justo en la orilla para admirar la superficie lisa y azul azul azul, mire el líquido transparente con devoción, me gustaba el agua, no sabría decir porque, aunque realmente también me daba algo de miedo, respeto tal vez, quizá desde aquella vez que había estado a punto de ahogarme por culpa de una voltereta mal hecha en el mar. Corría un aire suave que movía ligeramente mi camiseta de rallas metiéndose por dentro e hinchándola, no lo vi venir, y una nueva ventolada levantó mi sombrero marrón de ala corta, uno de mis preferidos para alzarlo en sus corrientes, di un paso al frente con gesto descolocado para agarrarlo en un falso intento. Para cuando me quise dar cuenta de que no había superficie bajo mi pie derecho era demasiado tarde, mi cara se tornó en una mueca entre divertida y contrariada como cuando en los dibujos animados nadie cae por el precipicio hasta que no se da cuenta y… ¡Plaf! El líquido frío, y cuando digo frío es frío inundó todo mi cuerpo, y yo sin mi sombrero…



avatar
Cole Burdock
Clones M
Clones M

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malditos sombreros roba vientos..digo..no..bueno da igual [Eloise]

Mensaje por Eloise M. Windflower el Mar Mar 08, 2011 1:01 am

Abrió los ojos una vez, y a los pocos segundos volvió a cerrarlos. Luego volvió a abrirlos, y luego los cerró nuevamente. ¿Qué era aquello que no le dejaba ver el techo de su habitación...? Tardó varios minutos en reconocer la superficie plana, suave, y blanca pintarrajeada en algunos lugares. Agh, claro, su cuaderno. Su adorado, preciado y bello cuaderno de dibujo. Lleno de obras e intentos de. Con la mano izquierda se encargó de alejar el cuaderno abierto de su rostro, mientras que con la derecha apagaba el despertador. Como cada mañana desde hacía un par de años, el sol estaba tan despierto e iluminado como Eloise misma. Dejó aquel tesoro, su tesoro de colores y páginas en blanco dispuestas a ser llenadas de magia proviniente de las manos de la morena, sobre la mesita de noche que se encontraba en el lado derecho de su cama. Luego abandonó su cálido lecho de un salto, y prácticamente dando saltitos se fue directamente hacia la pequeña cocina y, sí, efectivamente se preparó el capuccino mañanero.

Cuando por fin se sintió espabilada, cuando se sintió persona luego de su desayuno, se preguntó qué haría ese día. ¿Quedarse en casa y leer toda la tarde ese libro que compró hacía una semana, el cual aún no había siquiera hojeado? No. ¿Ver televisión? Tampoco. ¿Dibujar en la cama, tranquila? Mucho menos. ¿Dar un paseo? Perfecto. La opción de respirar el aire inglés que impregnaban las calles de Leeds le pareció fantástica. Hacía día que no salía de su casa por esmerarse en un proyecto para la universidad que, finalmente, había optado por dejar para después. Es que no sabía qué hacer para que la inspiración le llegue y, así, poder acabar de una vez por todas con ése proyecto pendiente. Y lo haría esforzándose al máximo triplicado por mil, porque ella quería ser la mejor. La siguiente Picasso, ella quería llegar a algo con su arte y ser recordada. Así de simple, quería dejar una huella de felicidad en el mundo aún muerta. Y mientras recorría las calles de Leeds, sonreía. Con ésa sonrisa tan tipicamente suya que no tenía igual. Tímida, pero atrevida, alegre y, curiosamente, maternal. Por alguna razón de la vida, del destino o lo que sea, ella siempre quería inspirar aires de maternidad a las personas. Tal vez porque ella habría querido que alguien le sonría así, tal vez porque, simplemente, su sonrisa era así y ya. Muchas preguntas, pocas respuestas, y ningún interés en preocuparse haciéndose preguntas a sí misma.

Al pasar frente a Roundhay Park, se quedó parada allí, en silencio, con la vista fija en el espacio verde. En el gran espacio verde. Un espacio con color. Color, arte. Arte, proyecto. Proyecto, aprobado. Aprobado, Picasso. Su sonrisa de amplió ante lo bastante tonto de sus pensamientos, pero totalmente cierto. La bufanda roja, larga, que le rodeaba el cuello ondeó con el viento, mientras que Eloise caminaba para adentrarse en aquella fantástica y poco salvaje jungla verde. Color aquí, allá, y alla en el fondo también. Era color por todos lados. Se sintió abrumada. Era... era... maravilloso. Los irises azules de la chica recorrieron, extasiadas, cada cosa que se encontraba a la vista. Y brillaban, sus ojos brillaban porque simplemente aquello le parecía demasiado. Demasiado hermoso, demasiado irreal, demasiado atrayente, demasiado colorido, demasiado feliz. Demasiado. A medida que iba dando más y más pasos, se iba acercando más y más hacia donde quería ir: la sombra de un árbol lleno de flores, a cerrar los ojos y respirar pausadamente. Sí, definitivamente a la chica encontraba lo bello de las cosas más simples. Pero, antes siquiera de poder pestañear y encaminarse al árbol que se presentaba ante ella, majestuoso, frunció el ceño al mirar hacia el lago. ¿Ése no es...? Una ráfaga de viento, un sombrero que, llevado por el viento, terminó cayendo a un metro de donde ella estaba, y luego Cole (o quien se parecía realmente a Cock, su Cock) cayendo al agua helada.

Eloise hizo tres cosas a la vez: se llevó la mano izquierda hacia su boca, horrorizada, abrió los ojos desmesuradamente, sorprendida, y comenzó a reír, divertida. ¿Por qué esas cosas sólo le suceden a él?, se preguntaba mientras caminaba con tranquilidad hasta donde se encontraba el sombrero de ala corta para agarrarlo y dirigirse, ésta vez, hasta donde estaba su amigo. Mojado completamente. Y no pudo reprimir las carcajadas. -Yo... Ay, Cock... ¿Estás bien?... Ay, Dios...- murmuraba entre risa, inevitablemente, mientras le tendía una mano para ayudarlo a levantarse. -Oh, y tengo tu sombrero.- agregó con dulzura, levantando la mano que sostenía el "sombrero volador" en alto, para que él lo viese.



{Aadhjsj, hacer que nos llevemos bien es raaaaro, en serio xD}
avatar
Eloise M. Windflower
Habitantes
Habitantes

Mensajes : 289
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malditos sombreros roba vientos..digo..no..bueno da igual [Eloise]

Mensaje por Cole Burdock el Miér Mar 09, 2011 10:51 pm

Me hundí centímetro tras centímetro en el lago que por cierto debo de añadir que no era muy profundo, dado que en breves segundos toqué el fondo con los pies obligándome a doblar las rodillas para no sufrir un dolor punzante. Sonreí bajo el agua abriendo los ojos, me gustaba el agua, me encantaba aquel líquido lento, suave, de colores variantes que fluía con lentitud sin importarle que pudiera impedir su paso. Miré hacia arriba para lograr atisbar no muy lejos la luz inequívoca y adorada del oxigenado exterior, las algas me rodeaban como telas que danzaban bajo las corrientes profundas, una de ellas se aferró a mi mano derecha y la aparte con cierto cuidado para no romper la planta submarina, no es que no me gustaran, pero la verdad me daban algo de repelus su textura y su similitud a brazos de zombis verduzcos. Debido a que algo en mis pulmones empezó a arder y deduje que lo más seguro fuera la falta de oxígeno braceé y pataleé hacia la superficie hasta sacar por completo una cabeza mojada y con el pelo pegado a la frente, ah… aire…

Inspiré hondo dejando que mi cuerpo se llenase de aquel amado reconstituyente y comencé a nadar hacia la orilla que nada más estaba a un metro aproximadamente de mi, finalmente conseguí salir del agua sin poder evitar la mirada fija de algún que otro sorprendido cercano al lago que se había acercado curioso a ver a aquel joven que había acabado sumergido de manera aparentemente accidental. Pero que sorpresa la mía al ver una mirada ya conocida entre tanto desconocido, una mirada azul, un azul casi más profundo que el ya insignificante lago, una sonrisa amplia y un aura de tranquilidad y suavidad junto a un delicado perfume de …¿lilas? Nunca se me había dado bien adivinar. La comisura de mis labios se curvo en una esperada sonrisa al relacionar aquel infantil rostro con un nombre, Eloise… Sonreí aún más al verla reír y al saber que era por mi y cogí su mano para ayudarme finalmente a volver al suelo del cual nunca debería separarme.

Mi voz sonó suave, lejana como siempre, ni siquiera el frío que se me metía por los huesos debido al agua alteraba mi reconocible tranquilidad. -Eloise.. -repetí de nuevo como si ello me ayudase a encontrarme a mi mismo de nuevo, ah si, en el lago, y ella, ella delante de mi, con… DIOSES! ¡MI SOMBRERO! Di un pequeño botecillo en el sitio mirando a mi amado tapacabezas color marrón entre las pálidas manos de la joven. -Quería escaparse, y eso que lo trato bien…-Extendí mi mano hacia el sombrero cogiéndolo por suavidad por el lado contrario al que ella lo sujetaba y a su vez me incliné levemente para rozar con los labios la frente de la morena, no me atreví a acercarme más, posiblemente la chupiría por completo con tan solo un simple abrazo. Me coloqué el sombrero sobre el pelo totalmente mojado sin caer en la cuenta de que de esa manera se mojaría y todos mis esfuerzos porque no cayera al agua no habrían servido para nada, pero… Es que ni siquiera se me paso por la cabeza, o quizá es que mi cabeza como siempre no se encontraba ahí en esos momentos. -¿Qué haces aquí?-Pregunté inocentemente mientras me dedicaba a escurrir apretando mi camiseta de forma que el agua cayera en cascada al suelo de hierba. Por lo menos hacía sol, eso quería decir que tampoco tardaría mucho en secarme, y sinceramente me daba igual. La mire de nuevo con un atisbo de sonrisa y un brillo en la mirada tras un mechón de pelo mojado sobre los ojos y la ropa caída por el peso del agua.


avatar
Cole Burdock
Clones M
Clones M

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malditos sombreros roba vientos..digo..no..bueno da igual [Eloise]

Mensaje por Eloise M. Windflower el Sáb Mar 12, 2011 12:11 am

Eloise simplemente esperó, con la mano estendida hacia él, mientras veía como poco a poco llegaba hasta la superficie. Sonará estúpido, pero en el momento en que Cole sonrió ella sintió unas tremendas ganas de... de... ¿gritar? No, demasiado aniñado. Pero tal vez... sí, definitivamente, le dieron ganas de dar pequeños saltitos de emoción. Siempre sentía aquello, ésa vitalidad repentina que sólo su mejor amigo podía lograr. En el momento exacto en que la mano del chico se aferró a la de ella, el corazón de la ojiazul dió un vuelco. Paró, y luego comenzó a palpitar furioso en su pecho. Ah, éso no podía ser cierto. Eloise dejó de reír varios segundos después, pero aún así continuó sonriendo. Con ésa sin igual sonrisa suya, amplia, despreocupada y llena de tranquilidad. que siempre, siempre, siempre estaba plantada en su rostro y le daba sus aires de niña. Lo escuchó pronunciar su nombre y... ah, tuvo que hacer uso de toda, absolutamente toda su fuerza de voluntad para no soltar uno de ésos típicos suspiros de chica-locamente-enamorada. Es que ése tono de voz que él utilizaba era tan ¿seductor? Bah, quién sabe. La cuestión es que tenía un no sé qué que volvía loca a la chica. -Cock.- murmura a modo de saludo, aún sintiendo ésa taquicardia maldita que la asaltaba ante el mínimo toque de aquel moreno parado frente a ella. -Es que piensa que soy mucho más divertida, tú sabes...- bromea, esbozando una sonrisa. Ella sabía que no era verdad, que había sido simple decisión de, literalmente, el viento el hecho de que haya caído cerca de ella. Pero no importaba, simplemente quería otra sonrisa del chico para que... Entonces, zás. Ella que estaba tan hundida en sus pensamientos no había sido consciente de lo que su amigo hacía hasta que sintió los labios de él rozarle la frente. Otra vez se le paró el corazón y seguidamente volvió a latirle desbocado, pero ésta vez sintió algo más: mariposas. Miles de millones de mariposas aleteando y danzando dentro de su estómago. Se mordió el labio inferior por ésa milésima de segundo en que los labios del chico estuvieron en su frente, y antes de que él tuviera la oportunidad de verla dejó ésa manía espantosa que tenía.

Eloise, que poco le importaba si estaba mojado o si tenía ocho brazos, lo abrazó. Haciendo puntitas de pie para rodear su cuello. Porque sí, porque así de efusiva era ella. Y más aún cuando se trataba de Cole, con cierta distancia totalmente marcada, éso sí. Pero no podía evitar ser siempre tan... tan... ella. Solo amigos, sólo amigos, amigos, amigos, amigos... Mientras lo soltaba, se encogió de hombros en respuesta a la pregunta formulada. -Es que tengo un proyecto de la universidad, tengo que pintar algo. Pero no sé qué. Por eso estoy hace como dos días encerrada en mi departamento... y pensé que tal vez el encierro era el problema. Entonces decidí ir a dar un paseo, pero cuando venía por acá cerca recordé que amo éste lugar y...- hizo una pausa, seguida de una mueca y un ceño fruncido que, con mucha seguridad, no haría más que hacerla parecer una niña enfurruñada. -Creo que estoy hablando mucho. ¿Y tú, qué haces aquí, además de nadar?- observó el momento en el que Cock, su Cock, se colocó el sombrero mientras se dejaba caer en el suelo, sentada. Chasqueó la lengua, mientras negaba con la cabeza. -Así va a mojarse. Déjame que yo lo cuide. ¿Qué te parece si te sientas conmigo?- le ofreció, llevando la mano derecha sobre sus ojos, para cubrir su azul mirada de los rayos insistentes del sol mañanero.

Luego de pensárselo unos minutos, comenzó a desenrroscar la bufanda roja que llevaba en su cuello y se la ofreció en silencio. Un trueque: su bufanda roja por el sombrero y la companía de él. Una bufanda que, fácilmente, serviría como toalla o incluso para evitar que se enfriara. Entrecerró los ojos para mirarlo desde abajo, la luz solar le molestaba mucho. Mucho. -Mi bufanda es tan bonita como tu sombrero.- repuso, acariciando la textura de la prenda con la mano que la sostenía en alto. ¿El corazón? Aún latía desbocado, y las mariposas aún batían sus alas rápidamente, dándole cosquillas.
avatar
Eloise M. Windflower
Habitantes
Habitantes

Mensajes : 289
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malditos sombreros roba vientos..digo..no..bueno da igual [Eloise]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.